0 Flares 0 Flares ×

La sabiduría se preocupa de ser lenta en sus discursos y diligente en sus acciones. – Confucio

Words (Palabras)

Esta semana se ha cumplido un año desde que escribí mi primer post “El poder de las creencias”. Han sido 12 meses muy enriquecedores en los que he superado con creces mis mejores previsiones. No por el número de personas que me ha leído, ni por la cantidad de países donde me han leído, sino porque estoy consiguiendo lo que pretendía cuando inicie este blog.

Al principio esta aventura me imponía mucho respeto. No tenía grandes pretensiones en cuanto a tráfico o notoriedad en la red, pero si tenía claras las razones que me empujaban a empezar. No obstante no las tenía todas conmigo.

  1. Quería mejorar mi manera de escribir. Algo de lo que nunca he estado satisfecho desde mi época de estudiante.
  2. Quería retener mejor todo aquello que iba experimentando o leyendo a lo largo de mi vida, y dejarlo plasmado de alguna forma.
  3. Quería compartir toda experiencia o conocimiento que considero puede ayudar a alguien a mejorar. Bien sea en su productividad, en su felicidad o simplemente removiéndole e invitando a reflexionar.Esta semana se ha cumplido un año desde que escribí mi primer post “El poder de las creencias”. Han sido 12 meses muy enriquecedores en los que he superado con creces mis mejores previsiones. No por el número de personas que me ha leído, ni por la cantidad de países donde me han leído, sino porque estoy consiguiendo lo que pretendía cuando inicie este blog.

Antes de empezar, dudaba de si tendría contenido para publicar con cierta regularidad. Además sentía vértigo de escribir sobre temas, que si bien me son familiares, no son temas de los que sea un profesional. Curiosamente, me preocupaba más que de costumbre lo que pensaría la gente sobre lo que iba a escribir.

Luego empiezas a escribir, pero eres consciente de que tus publicaciones sólo son leídas inicialmente por tu familia o amistades más cercanas. Pero sigues escribiendo como si te leyera el mundo entero. Y es así como a base de constancia e ilusión, de repente un día ves como te han leído en otro país distinto al tuyo. Luego otro y otro y así sucesivamente. Hasta que llega un momento en que durante el día ves que han leído tu blog más de 100 personas en diferentes artículos y de muy diferentes países.

Por mi experiencia personal, me gustaría animar a tod@s aquell@s que hace tiempo que quieren empezar en esto del blogging, a que lo hagan.

Con perseverancia y sabiendo que las cosas ocurren lentamente verás lo reconfortante que es compartir tus pensamientos, vivencias, conocimientos u opiniones con el mundo. Te enriqueces de las opiniones que se vierten y recibes un feedback muy interesante. Y por el camino, vas creando un cuaderno de bitácora mucho más extenso de lo que a priori eres capaz de imaginar.

Por último quiero darte las gracias Anayara por ayudarme tanto. La imagen del blog no sería la misma sin tu ayuda. Y también a Juan, por darme ese empujón, tan necesario a veces para empezar. Y por supuesto a tod@s l@s que me leen y comentan mis posts.

También te puede interesar:

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Google+ 0 0 Flares ×