0 Flares 0 Flares ×

Hace un tiempo escribí un post hablando de la ley de Pareto. Una regla muy interesante para aumentar la productividad personal, de tu negocio o de cualquier faceta en tu vida. Esta regla, también conocida como la regla del 80/20, dice que el 20% de tu tiempo te proporciona el 80% de tus resultados. Mientras el 80% restante, sólo te aporta un 20% de los resultados.

Productivity: This is not a Kanban

Hoy voy a hablar de otra ley, que junto a la anterior te puede aportar un salto cualitativo en tu productividad diaria.

Hace 8 años, cuando trabajaba por cuenta ajena, en los meses de julio y agosto disponía de horario de jornada intensiva. Esto es que entrábamos a trabajar a las 8 y salíamos a las 15. Este horario intensivo me permitía tener las tardes de verano libres, pero lo que más me sorprendía era como aumentaba la productividad de toda la oficina.

Por otro lado, recuerdo de mi época de estudiante, que mi productividad para estudiar crecía notablemente cuando se acercaba la fecha del correspondiente examen. También me ocurría esto cuando se trataba de presentar un trabajo.  Era increíble ver como en cuestión de unas semanas, era capaz de aprenderme el temario que llevaba meses estudiando.

Al final, llegas a la conclusión de que quizás falten incentivos para aprovechar el tiempo al máximo. Por tanto, se podría decir que el tiempo se pierde porque hay demasiado. De esta forma encontramos uno de los mayores caldos de cultivo de la procrastinación, el exceso de tiempo.

Pero esto es algo que ya enunció en 1957, Cyril Northcote Parkinson.

Su ley decía, “el trabajo a realizar se expande hasta llenar el tiempo disponible para terminar dicho trabajo”.

Esto quiere decir que si acorto mis plazos para realizar una determinada tarea, el resultado final, será de igual o mejor calidad, debido a un aumento de concentración.

Esto es aplicable a otros campos similares y de los que tenemos multitud de ejemplos.

“Los gastos aumentan hasta cubrir los ingresos”. Algo muy común en los presupuestos de entidades públicas, o incluso en el propio día a día de cualquier familia.

“Cuanto más sitio dispongas en casa, más trastos aparecerán para llenar este sitio”.

A modo de resumen, tenemos dos métodos para aumentar la productividad que usados conjuntamente producen una sinergia muy interesante porque se complementan. Uno produce efecto sobre el otro y viceversa.

Por tanto:

  • Limita tus tareas a las que son realmente importantes, para trabajar menos tiempo (ley de Pareto).
  • Acorta el tiempo de trabajo para limitar tus tareas a las realmente importantes (ley de Parkinson).

Así que te invito a que detectes cuales son las pocas tareas fundamentales que más resultados te reportan y establece plazos muy cortos para realizarlas. Verás el resultado obtenido.

También te puede interesar:

photo by: orcmid
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Google+ 0 0 Flares ×